La actitud en equipos de alto rendimiento

“Pies en el suelo, cabeza en las estrellas y corazón latiente”

No puede haber transformación si no hay una extraordinaria actitud, de nada sirve el saber: el conocimiento,  y el hacer: la habilidad, si no está multiplicada por una actitud positiva.  La actitud es el multiplicador del conocimiento, la habilidad y el compromiso.