Alegría, placer y felicidad

La alegría puede ser creada y pide ser contagiada, compartida. La alegría vence la inercia y pesar, el desánimo y el abandono. Creemos entonces las circunstancias para que la alegría se contagie a nuestros seres amados y ayude a elevar corazones y a dar sentidos de vida.