LÚCIDA REALIZACIÓN

LÚCIDA REALIZACIÓN

“Yo no puedo enseñaros nada, solo puedo ayudaros a buscar el conocimiento dentro de vosotros mismos, lo cual es mucho mejor que traspasaros mi poca sabiduría.”

SÓCRATES

 

La palabra éxito me resulta incómoda. Quizás porque el término se ha pervertido a base de confundirlo con el logro fácil, la notoriedad ajena de compromiso, integridad y esfuerzo, o con la clichés que tienen que ver más con la vanidad que con la verdadera realización.

En su etimología, éxito proviene de la voz latina “éxitus”, que a su vez proviene de “exitere”, que quiere decir “salida”. Podríamos especular entonces que el verdadero significado del éxito solo lo podemos evaluar al final de nuestra vida, en nuestra “salida”, realizando entonces nuestro balance existencial de sumas y saldos y viendo los claroscuros de nuestro viaje. Es quizás entonces cuando podemos analizar con la perspectiva necesaria qué  hemos aprendido, con qué nos quedamos, qué ha merecido la pena, qué fue lo verdaderamente importante, qué nos ha hecho crecer y, sobre todo, qué y cómo hemos dejado nuestro alrededor.

Frente al éxito, la palabra realización me resulta mucho más amable, firme, rigurosa, contundente. Realizar implica concretar en lo real, hacer. Realizar nos habla también del cumplimiento de un anhelo, pero en este caso la vanidad y la pedantería sobran, el ruido de lo exterior no aparece. Y lo que es más importante, la realización nos habla de tomar consciencia, de darnos cuenta, de despertar.

Luego, la realización es lúcida, luego discreta y humilde y nos habla de logros esencialmente en nuestra psiké, nuestra alma, nuestro potencial; mientras que el éxito se muestra ostentoso, demasiadas veces arrogante porque está más orientado a la materia, y el tenerlo no es para nada garantía de lucidez. 

En el texto que deseo compartir esta semana he elegido una selección de aforismos, citas y textos de sabios que apuntan hacia lo que estamos hablando, ya que todo cuanto nos dicen ellos hace referencia más a la realización que al éxito. Ellos sabían, como verás, de lo que hablaban.

Espero que te inspiren. 

 

“Para mí la tarea del hombre debe ser doble: por una parte, la persecución de una trayectoria consistente en hacerse lo que se es, y por otra, frente a lo imprevisible, adoptar una actitud digna de un ser humano. Pero no es que sean dos objetivos diferentes, pues solo haciéndose se gana dignidad, y solo dignamente tiene sentido hacerse.”

JOSÉ LUÍS SAMPEDRO

 

“No intento bailar mejor que nadie.
Solo trato de bailar mejor que yo mismo.”

MIKHAIL BARYSHNIKOV

 

“Los jardines no se hacen diciendo ‘¡qué bonito!’ y sentándose a la sombra.”

RUDYARD KIPLING

 

“El hombre es hecho por su creencia.
Según cree, así es.”

BAGHAVAD GITA

 

“Duda y aprenderás. La duda es la maleta más valiosa del equipaje de los genios y la que más falta en el de los fanáticos.”

EDMOND H. FISCHER

 

“Ser honesto del todo consigo mismo es el mejor esfuerzo que un ser humano puede realizar.”

SIGMUND FREUD

  

“El mejor regalo que le podemos hacer a otro no es solo compartir nuestras riquezas, sino revelarle las suyas propias.”

BENJAMIN DISRAELI

 

“Trata a un ser humano como es y seguirá siendo lo que es.
Trata a un ser humano como puede llegar a ser y se convertirá en lo que puede llegar a ser.”

JOHANN WOLFGANG VON GOETHE

 

“La trascendencia no se manifiesta cuando superamos el nivel humano, sino precisamente cuando reconocemos este nivel humano, cuando reconocemos nuestra debilidad.”

KARLFRIED GRAF DÜRCKHEIM

 

“No importa lo que sintamos o sepamos, no importan nuestras dotes potenciales o talentos, solo la acción les da vida. Muchos de nosotros entendemos conceptos como el compromiso, el coraje y el amor, pero en realidad saber es hacer. Hacer trae la comprensión, y las acciones convierten conocimientos en sabiduría. No puedes atravesar el mar simplemente mirando al agua.”

RABINDRANATH TAGORE

 

 “No corras, ve despacio, que adonde tienes que ir es a ti solo.
Ve despacio, no corras, que el niño de tu yo, recién nacido eterno, no te puede seguir.”

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

 

Besos y abrazos,
 
Álex

 

Alex Rovira