VIRGILIO

VIRGILIO

El autor del poema en doce libros la “Eneida”, de las “Églogas” o “Bucólicas” y de las “Geórgicas” (un tratado sobre agricultura) es uno de los grandes de la poesía romana. Nacido en el norte de la actual Italia en el 70 a.C. y fallecido en el año 19 a.C., Virgilio aprendió desde medicina a botánica y retórica en los ambientes más destacados intelectualmente de Mantua, Cremona, Milán, Roma y Nápoles. A pesar de ser hijo de campesinos, el político Cayo Mecenas patrocinó su educación –de ahí tomamos la definición de mecenazgo para quien promueve y protege a los artistas–.

Por cuanto a su tendencia filosófica, siguió a Epicuro (de quien hablamos en otro post anterior) y a Platón, aunque en su obra encontramos influencias de las corrientes de pensamiento más importantes del mundo clásico.

Estuvo once años componiendo su obra maestra, la “Eneida”, para partir de viaje por Grecia y Asia Menor después, ya enfermo. Como anécdota, antes de morir le pidió al emperador Augusto que destruyera este poema. Por suerte, Augusto se negó, y hoy podemos disfrutar no solo del impecable estilo de Virgilio, sino del compendio de géneros y acontecimientos históricos que desprende éste y sus demás escritos. Recordemos a Virgilio a través de sus citas:

 

La fortuna favorece a los valientes.

 

El destino se abre sus rutas.

 

Pueden los que creen que pueden.

 

El amor conquista todas las cosas; démosle paso al amor.

 

No te inclines ante la adversidad; más bien oponte audazmente a ella tanto cuanto tu suerte te lo permita.

 

Mientras el río corra, los montes hagan sombra y en el cielo haya estrellas, debe durar la memoria del beneficio recibido en la mente del hombre agradecido.

 

Persevera, y espera un mañana mejor.

 

Uno se cansa de todo, menos de comprender.

 

La ira improvisa las armas.

 

¿Quizás los que aman se forjan sueños?

 

Muy poética semana,

Álex Rovira

Alex Rovira