¡¿IMPOSIBLE?!

Depende…
“Los que dicen que es imposible no deberían molestar ni interrumpir a los que lo están haciendo”.
Es una buena frase, que se atribuye a Thomas A. Edison.
Esta es una historia “imposible” hecha realidad.
Faith (en inglés, Fe), una perrita encontrada en un vertedero, nació en el año 2002 con sus patas traseras completamente desarrolladas pero con solo una pata delantera que al cabo de poco tiempo le tuvo que ser amputada por atrofia. El diagnóstico de muchos veterinarios era la eutanasia: “Es imposible que un perro sobreviva solo con sus patas traseras: no podrá andar, no podrá hacer sus necesidades normalmente, necesitará la dependencia veinticuatro horas al día de un humano que lo cuide; es mejor proceder a ponerle una inyección que acabe con su vida”, decían. Pero a base de paciencia y cariño, Jude Stringfellow enseñó a Faith a andar sobre sus dos patas traseras, a saltar, a correr, a incorporarse sin ayuda, a vivir como lo hace un perro con todas sus patas. El resto de la historia, en este vídeo.
Una gran lección de “Fe”.

Besos y abrazos.

Álex

Alex Rovira