FLORECER

Florecer es un acto de despliegue, de apertura y de perpetuación de la vida gracias a la fructificación posterior. Es hundir las raíces en el suelo y crecer buscando el cielo, el aire y la luz.

Así como las flores se despliegan en una danza de velocidad imperceptible pero sumamente armónica, los humanos que deciden cultivar su alma, su ser, parecen abrirse también a la vida para brindar sus dones, su belleza, su fruto, a los demás. De manera dulce y amable, naturalmente.

Estas son unas bellas imágenes que nos invitan a la admiración, a la contemplación y a la sorpresa. Las podemos leer también como una metáfora de nuestra existencia: efímera y frágil, pero a la vez una oportunidad única en cada instante para ofrecer lo mejor de nosotros al mundo.

Que tengáis un bello y fructífero fin de semana.

Besos y abrazos.

Álex

PD. Una sugerencia: el vídeo está grabado en alta definición y merece la pena que sea contemplado en modo de pantalla completa.

Alex Rovira