EL HOMBRE QUE PLANTABA ÁRBOLES

EL HOMBRE QUE PLANTABA ÁRBOLES

“Para que el carácter de un ser humano excepcional muestre sus verdaderas cualidades, es necesario contar con la buena fortuna de poder observar sus acciones a lo largo de los años. Si sus acciones están desprovistas de todo egoísmo, si la idea que las dirige es una de generosidad sin ejemplo, si sus acciones son aquellas que ciertamente no buscan en absoluto ninguna recompensa más que aquella de dejar sus marcas visibles; sin riesgo de cometer ningún error, estamos entonces frente a un personaje inolvidable.” Así comienza este relato precioso de Jean Giono.

“El hombre que plantaba árboles” es una breve pero bellísima novela que es un canto a la esperanza, a la naturaleza, a la generosidad, a la humildad, a la perseverancia, al amor a la vida, al acto de sembrar pensando en los demás.

Leerlo es un placer, regalarlo a la buena gente es inevitable. Existen varias ediciones del mismo, casi todas ellas ilustradas y algunas con interesantes prólogos y epílogos, algunas de ellas por un precio más que económico. Es, sin duda, una de las mejores inversiones que podemos hacer para cultivar nuestra alma.

Este libro es una verdadera joya que vale mucho más de lo que cuesta.

¡Feliz lectura!

Besos, abrazos.

Álex

Alex Rovira