AMANTES DE LA VIDA

AMANTES DE LA VIDA

¿Quién dijo que la naturaleza no es un sujeto? ¿Quién dijo que no tiene alma? Que no siente, que no vive, que no ríe, que no llora…

William Wordsworth con su prosa poética conmueve, invita a orar, a contemplar, a tomar consciencia. Escribe:

“Y he notado la sublime sensación de algo mucho más hondamente entrelazado, cuya morada es la luz de los ponientes y el océano redondo y el aire vivo y el cielo azul y, en la mente del hombre, un movimiento y un espíritu que impulsa todo lo vivo, todo objeto de todo pensamiento, y que todo lo recorre. Por eso sigue siendo amante de los prados y los bosques, de las montañas y de cuanto contemplamos desde esta tierra verde, de todo el poderoso mundo de la mirada y del oído.”

Como dijo en cierta ocasión el lucidísimo Emilio Lledó: “Hay que amar la vida, y no solo la nuestra”. Amar la vida…

Amantes de la vida, como Wordsworth, Thoreau, Emerson, Whitman, y tant@s otr@s, de ayer y de hoy, que saben reconocer en esta madre Tierra su belleza y sustento, su inspiración y generosidad.

Besos, abrazos.

Álex

Alex Rovira