“Tenemos que dejar de quejarnos”