“El sistema llega a tal delirio que el sinvergüenza puede reclamar sus derechos”