DAVID R. HAWKINS

DAVID R. HAWKINS

El estadounidense David Ramon Hawkins (1927-2012) fue un destacado psiquiatra, escritor, investigador sobre la conciencia, conferenciante espiritual y místico.

De su legado, podemos resaltar su casi una decena de libros, incluyendo el best seller “El poder contra la fuerza”, traducido a más de 17 idiomas, “Curación y recuperación” o “Trascender los niveles de la conciencia”. Revolucionó el campo de la psiquiatría con su libro “Psiquiatría Ortomolecular”, co-escrito con el premio Nobel Linus Pauling, ejerció activamente como profesor y conferenciante en las más prestigiosas universidades, además de de consultor en monasterios católicos, budistas y protestantes.

Su visión le valió reconocimientos como el Huxley Award, el galardón de Caballero de la Orden Soberana de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, o ser nominado para el Templeton Prize.

Podemos conocer mejor su pensamiento a través de algunas de sus frases:

 

El gran valor de saber cómo entregarnos es que todos y cada uno de los sentimientos se pueden dejar en cualquier momento y en cualquier lugar en un instante, y puede hacerse continuamente y sin esfuerzo.

 

Si echamos un vistazo a la vida humana, vemos que es esencialmente una larga lucha elaborada para escapar de nuestros miedos internos y las expectativas que han sido proyectadas sobre el mundo.

 

Cuando renunciamos o apartamos un sentimiento, nos estamos liberando de todos los pensamientos asociados.

 

Trascender las limitaciones del ego requiere intención, integridad de propósito, y resolución (además de la gracia: la ayuda de un profesor avanzado y karma positivo). El viaje suele comenzar aparentemente de forma accidental o como consecuencia de la curiosidad. Luego, se añade 
el interés y, finalmente la participación, seguido por el compromiso y el descubrimiento de insospechadas recompensas.

 

El amor es mal interpretado como una emoción, en realidad, es un estado de conciencia, una forma de estar en el mundo, una manera de verse a uno mismo y a los demás.

 

Cambiamos el mundo no por lo que decimos o hacemos, sino como una consecuencia de lo que nos hemos convertido.

 

Con humildad viene la voluntad de dejar de tratar de controlar o cambiar a otras personas o situaciones de vida o acontecimientos aparentemente por su propio bien’. Para ser un buscador espiritual comprometido, es necesario renunciar al deseo de ‘tener razón’ o de tener un valor imaginario para la sociedad. De hecho, los sistemas de ego o de creencias de alguien en particular no son de ningún valor para la sociedad. El mundo no es ni bueno ni malo ni defectuoso, ni está en necesidad de ayuda o modificación, ya que su apariencia es solo una proyección de la mente de uno mismo. No existe tal mundo.

 

Cuanto más damos amor, mayor será nuestra capacidad para hacerlo.

 

Me acabo de dar cuenta de que no debo tener una opinión sobre todo ¡Qué alivio!

 

La persona que sufre de pobreza interior es conducido inexorablemente a acumular a nivel material.

 

La grandeza es el coraje para superar los obstáculos.

 

Feliz semana,

Álex Rovira

 

Alex Rovira