BYRON KATIE

BYRON KATIE

La norteamericana Byron Kathleen Mitchell (1942) es una autora y conferenciante que ha creado un novedoso método de empoderamiento personal, el Trabajo. Este método de autoayuda persigue identificar las fuentes de sufrimiento y gestionarlas, sin importar la edad ni la condición social o educativa de la persona.

El Trabajo focaliza en cuatro preguntas y en una “inversión”, que puede realizarse con otra persona o ser llevada a término por uno mismo. Este método es el resultado de un proceso personal de salida de una depresión, que tuvo la autora de los 30 a los 40 años, en los que incluso pensó suicidarse.

Katie descubrió que eran sus pensamientos idealistas y sus expectativas de vivir una realidad diferente lo que la hacían sufrir, que su depresión venía no de cómo era su realidad, sino de cómo ella creía que debía ser. Al cuestionar estos pensamientos limitadores, Katie se liberó, y así lo plantea en su método.

Explica su transformación en libros como “Amar lo que es: Cuatro preguntas que pueden cambiar tu vida”, “Mil nombres para el gozo. Vivir en armonía con las cosas tal como son” o “Cuestiona tu pensamiento, cambia el mundo”.
Algunas ideas de esos escritos son:

 

Cuando creemos en nuestros pensamientos, cuando nos decimos a nosotros mismos una historia, sufrimos. Cuando no hay historia, no hay sufrimiento.

 

Una mañana, en febrero de 1986, de la nada, experimenté una realización. En un instante, descubrí que cuando yo creía mis pensamientos estresantes, sufrí, pero cuando les pregunté, no sufrí.

 

No es tu trabajo que yo te guste: es el mío.

 

La vida es simple. Todo sucede para ti, no por ti. Todo sucede exactamente en el momento adecuado, ni demasiado pronto ni demasiado tarde. No tiene que gustarte… es más fácil si lo haces.

 

Mientras pienses que la causa de tu problema está  “ahí fuera”, siempre que pienses que alguien o algo es responsable de tu sufrimiento, la situación es desesperada. Eso significa que estás siempre en el papel de víctima, que estás sufriendo en el paraíso.

 

Todo lo que tengo es todo lo que necesito y todo lo que necesito es todo lo que tengo en este momento.

 

No creas todo lo que piensas.

 

Echarle la culpa o juzgar a otra persona te quita poder para cambiar tu experiencia; asumir la responsabilidad de tus creencias y juicios te da el poder para cambiarlos.

 

Cuando dejamos de oponernos a la realidad, la acción se convierte en simple, fluida, amable, y sin miedos.

 

Feliz semana,

Álex Rovira

Alex Rovira