ANNE QUEFFÉLEC

ANNE QUEFFÉLEC

Esta increíble pianista parisina es, a mi gusto y parecer, la mejor intérprete de Bach en su instrumento, aunque también otros muchos admiradores de su arte pueden decir lo mismo cuando toca piezas de Satie.

Nació el 17 de enero de 1948 en una familia de reconocidos artistas. Su padre, Henri, y su hermano, Yann, son escritores, y ella misma empezó a tocar el piano a los cinco años, para enrolarse después en una formación con los mejores tutores: en el Conservatorio de París, a cargo de Lélia Gousseau y Jan Hubeau, y con Paul Badura-Skoda, Jörg Demus y Alfred Brendel en Viena.

Su imparable e impecable carrera arrancó con fuerza cuando consiguió el primer premio en el Concurso Internacional de Múnich y el quinto lugar en el de Leeds. Queffélec empezó a dar recitales por todo el mundo, desde Hong Kong a Estados Unidos. Ha sido solista en orquestas tan importantes como la Sinfónica de Londres, las Filarmónicas de Londres, Radio France y Hong Kong, la NHK de Tokio o la Tonhalle de Zúrich, bajo la dirección de Pierre Boulez, Casadesus o Carlo Zecchi, entre muchos otros. También ha tocado en formaciones de música de cámara.

En su repertorio, además de Bach, como he mencionado, ha interpretado magistralmente a Mozart, Fauré, Satie, Debussy, Scarlatti, Schubert, Ravel y Haendel.

La transmisión de este arte a través de varias generaciones es precisamente el legado de Anne Queffélec. Su manera de tocar nos inspira como las frases más cercanas, lúcidas y maravillosas. Por eso, os invito a disfrutar de este vídeo.

 

Feliz semana,

Álex Rovira

Alex Rovira