ÁNGEL GABILONDO

ÁNGEL GABILONDO

Conocido para el gran público por ser Ministro de Educación entre 2009 y 2011, el donostiarra de 66 años Ángel Gabilondo ha destacado en el ámbito universitario como catedrático y rector de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), y como Presidente de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas.

El quinto de nueve hermanos –uno de ellos es el reconocido periodista Iñaki Gabilondo–, siempre ha sido un estudiante brillante. Desde su época en la congregación del Sagrado Corazón (dio clases en escuelas corazonistas) hasta su periodo como alumno de la UAM, donde cursó Filosofía y Letras y se licenció y doctoró con sendos sobresalientes. En esta institución ha desarrollado gran parte de su carrera educativa, y desde 2001 es Catedrático de Filosofía. Antes de ejercer de ministro, cumplió dos mandatos como rector, bajo el lema “hacer universidad de otro modo, sin exclusiones, innovadora y que se involucre en lo social”.

Premiado docente y gran divulgador en el campo de la filosofía, ha escrito seis libros y participado en otras obras, también para su traducción o edición. Entre sus escritos, “Sin fin”, “Por si acaso” o “Darse a la lectura” han cosechado gran aceptación.

Me complace incluir en esta entrada algunos de sus aforismos e ideas en referencia a la educación:

 

Sin horizontes no veo ni de cerca.

 

Sin sentido del humor, los otros sentidos son vulgares.

 

Los números son pares o impares. La soledad también.

 

En caso de duda, no todo va mal.

 

Si nos falta la palabra, no nos encontramos.

 

Ser bueno parece dar más vergüenza que no serlo.

 

Una máxima exige intensidad; una mínima, curiosidad.

 

Voluntad de saber y voluntad de decir, eso es vivir.

 

La verdadera sed nunca se sacia.

 

Lo que no se evalúa se devalúa.

 

A la excelencia a partir de la equidad. La excelencia es siempre equidad con calidad.

 

Se educa por contagio.

 

 

Feliz semana,

Álex Rovira

Alex Rovira