Confianza para salir de la crisis

elnortedecastilla.es

Álex Rovira defiende que la confianza en uno mismo logra proezas que se creían imposibles

El conferenciante propone a los empresarios familiares que se cuestionen las falsas creencias

La suerte es algo que uno mismo se fragua y no algo que se escape de nuestro dominio, ha asegurado esta mañana Álex Rovira, conferenciante y autor del ‘best seller’ La Buena Suerte, que ha pronunciado una charla titulada ‘El mapa del tesoro’ en la segunda jornada del XIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar.

Para Rovira, la crisis económica no es más que un síntoma de una crisis más profunda, que es una crisis de valores y, en último caso, de conciencia. Es la consecuencia de un comportamiento inconsciente. Tras citar a Ortega y Gasset (solo cabe progresar cuando se piensa en grande), Rovira ha advertido de que “el futuro es inimaginable, pero será mejor si los empresarios lo ponen todo de su parte”. Porque el futuro “es inventable” y es “la consecuencia de las decisiones que tomamos en el presente”. Para el escritor, “el entusiasmo se contagia, pero la depresión, también”. Para conseguir un mundo de valor hay que cultivar los valores, “sembrar algo que no se ve”.

La gente que se lamenta de su mala suerte, defendió Rovira, lo hace porque ha sufrido dolor, impotencia, fragilidad, la enfermedad de un ser amado, una decepción… Sin embargo, la buena suerte depende de la preparación de cada uno: “el azar reparte las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos”. De hecho, gente que ha pasado grandes adversidades y ha logrado sobreponerse no se considera alguien desafortunado
Las variables para ‘construirse’ uno mismo su suerte son, según ha expuesto Rovira, “confianza y compromiso con uno mismo, con el otro y con la vida; voluntad de sentido (de servir, de crear, de amar); voluntad de aprendizaje; humildad, gratitud y alegría elegida; y visión de futuro”.

Para dar con el mapa del tesoro, el escritor ha repartido a su auditorio de empresarios una serie de consejos. “Trata al ser humano como está llamado a ser, no como es”, dijo Goethe. “Así hay que tratar a nuestros clientes y también a nuestros empleados”, ha dicho Rovira esta mañana. También “hay que romper las falsas creencias”, las que hacen a las personas creer que hay cosas imposibles solo porque hasta ahora nadie las ha hecho. Las falsas creencias crean “un umbral de máxima incompetencia psicológica y, si se rompen, se alcanza el umbral de máxima competencia real”.

Tras comentar algunas proezas deportivas que derribaron mitos hasta entonces incuestionables, Rovira ha concluido que “nuestro tesoro es todo lo que damos de nosotros mismos cuando tenemos el afán de superarnos”.